Despliegue armado en la Asamblea Legislativa de El Salvador es un retroceso en el fortalecimiento democrático del país

 

FOR IMMEDIATE RELEASE
Amy Shannon: ashannon@alianzaamericas.org
Yancy Nuñez: ynunez@alianzaamericas.org

San Salvador, 10 de febrero de 2020 — En un hecho sin precedentes desde la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, El Salvador vivió el domingo 9 de febrero una crisis institucional marcada por el ingreso de elementos militares y policiales fuertemente armados al Palacio Legislativo, en San Salvador. El despliegue fue ordenado por el presidente Nayib Bukele tras días de tensiones con el Órgano Legislativo para forzar la votación de un préstamo de $109 millones para la ejecución de su plan de seguridad. Al respecto, Oscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Americas, emite la siguiente declaración:

 

“La decisión del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de desplegar fuerzas militares y policías antimotines para facilitar su acceso a la Asamblea Legislativa ha marcado un lamentable y peligroso retroceso en el proceso de consolidación del Estado de derecho y el fortalecimiento democrático del país. Es triste que un presidente democráticamente electo favorezca conductas políticas comúnmente asociadas con gobiernos autoritarios y dictatoriales.

 

Dada la historia de conflicto que caracterizó a El Salvador desde finales de la década de los 70 hasta el fin de la guerra civil en 1992, la Fuerza Armada y los cuerpos de seguridad pública nunca deberían ser usados para intentar imponer la voluntad de un presidente, sin excepción alguna. Acciones de este tipo son criticables en cualquier lugar del mundo, sin importar la orientación ideológica de un mandatario. Estas acciones amenazan contra la paz social, el Estado de derecho y el bienestar de la democracia en el país.

 

Una de las potenciales consecuencias no previstas de las acciones lideradas por el presidente Bukele en los últimos días pudiera ser el rompimiento del espíritu de esperanza que género en amplios segmentos de la sociedad salvadoreña su triunfo en las elecciones presidenciales de hace un poco más de un año. Ese sentido de esperanza ha contribuido a que menos salvadoreños decidan emigrar como manera de escapar de las condiciones de inseguridad económica, social y política que siguen siendo una realidad. 

 

Es crucial que El Salvador regrese a una ruta más civilizada para dirimir las diferencias entre los diferentes órganos de Estado. Como una red de organizaciones lideradas por migrantes en los EE. UU., cuyos líderes conocen la migración forzada por conflictos e inestabilidad política, instamos a la administración Bukele, a los demás órganos de Estado, a la sociedad civil y a otros sectores interesados en el bienestar del país a buscar soluciones a través del diálogo, que permitan construir un país donde menos personas tengan que huir para encontrar bienestar y prosperidad”.

 

Alianza Americas es una red de 50 organizaciones dirigidas por inmigrantes que representan a más de 100,000 familias en todo Estados Unidos. Es la única organización con sede en los Estados Unidos enraizada en las comunidades de inmigrantes latinos y caribeños que trabaja transnacionalmente para crear una forma de vida inclusiva, equitativa y sostenible. Obtenga más información en alianzaamericas.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *