Pacto Global: Escuchar y Tomar Acción

Pacto Global: Escuchar y Tomar Acción

1 December 2017

Alianza Américas insta a los gobiernos reunidos en México a aprovechar esta oportunidad de escuchar las voces de los y las migrantes, y sus aliados en la sociedad civil. Durante los últimos meses se han celebrado consultas regionales y temáticos las cuales han producido una riqueza de recomendaciones. Para que un Pacto Global sobre la migración segura, regular y ordenada tenga éxito, se debe abordar adecuadamente las especificidades regionales en los diferentes corredores migratorios. El año pasado, Alianza Américas visitó El Salvador, Honduras, Guatemala y la zona fronteriza entre Guatemala y México e hizo recomendaciones puntuales[1]. Dos áreas que requieren acción urgente: Los retornos forzados de personas que han huido para salvar sus vidas, y la criminalización de las personas que se ven obligadas a migrar sin el beneficio de canales legales adecuados para hacerlo.

La protección debe ser la prioridad.  La deportación no es “retorno y reintegración”

La gente regresa a sus países de origen por muchas razones, pero la palabra “retorno” ha sido usada para ocultar las terribles circunstancias que esperan a decenas de miles de personas quienes son enviadas involuntariamente a Centroamérica desde Los Estados Unidos y México. Muchas de las mujeres, familias y jóvenes que buscan protección en Estados Unidos o México están huyendo de casos específicos de violencia extrema, tanto del crimen organizado, como de los actores estatales corruptos. Es inconcebible hablar de la “reintegración” de las personas que han sido obligadas a regresar a las mismas condiciones insostenibles que impulsaron su migración.

Es más, los esfuerzos para responder a las necesidades de los retornados pueden generar conflictos sociales con aquellos que no han emigrado, pero que enfrentan las mismas condiciones opresivas de violencia, inseguridad y falta de oportunidades económicas. Los gobiernos deben tomar medidas integrales para responder a las necesidades de las personas retornadas y sus comunidades de origen. En todos los casos, los estados deben afirmar los derechos de las personas que se ven obligadas a emigrar a tener acceso a protecciones humanitarias y no deben devolverlas cuando las circunstancias no les permiten la opción de vivir en seguridad con acceso a oportunidades para asegurar su bienestar personal y familiar.

Fin a la criminalización de la migración 

La política actual y el marco para la gestión de la migración en nuestra región se basa en el supuesto equivocado de que la movilidad humana es una amenaza que debe ser contenida o detenida enteramente. La investigación ha demostrado que la movilidad humana es un beneficio neto, siempre y cuando los derechos sean respetados. Los enfoques punitivos están condenados a fracasar en una región donde la fuerza de trabajo ya está altamente integrada y donde los acuerdos comerciales regionales facilitan flujos masivos de bienes y capital a través de las fronteras. Las políticas de migración altamente restrictivas y una aplicación de las leyes cada vez más militarizada en los Estados Unidos se han convertido en el modelo para la región. La detención de inmigrantes, ya lucrativa en los Estados Unidos, se ha expandido a México. Los niños siguen siendo detenidos con sus padres en condiciones semejantes a una cárcel, en clara violación de los principios del interés superior del niño.  Dichas “peores prácticas” no deben ser replicadas en el marco del Pacto Global.

Quiénes Somos?                                                 

Alianza Américas es una red de organizaciones encabezadas por migrantes y miembros individuales a lo largo de Estados Unidos, que incluye una amplia gama de socios y aliados en Latinoamérica, como también en los Estados Unidos de América. Sus 45 organizaciones miembros representan más de 100 mil familias en 12 estados.

[1] https://www.alianzaamericas.org/wp-content/uploads/2016/02/CAMEX-Report-SPANISH-print-ready-1.pdf.  Alianza Americas también avala las recomendaciones de Global Coalition on Migration, Women in Migration Network, y Bloque Latinoamericano, entre otras.