Estados Unidos está obligado a proteger a las personas que huyen de Centroamérica

Una caravana de solicitantes de asilo, que inició el pasado 13 de octubre con unos pocos cientos de hondureños, ha crecido hasta aproximadamente 7,000 personas – al menos la mitad niños- durante su paso por El Salvador, Guatemala y su actual recorrido por México con rumbo hacia los Estados Unidos. La huida masiva de estos centroamericanos es un ejemplo de cómo las decisiones de los gobiernos de Estados Unidos han afectado la vida de estos países: EE.UU. es cómplice de crear las condiciones que impulsan a las personas de la región a abandonar sus lugares de origen, y ahora es responsable de buscar protecciones para las personas que integran esta caravana, integradas por personas que buscan seguridad y poner a salvo a sus familias.

Alianza Américas, junto con Latin American Working Group, Centro Presente, CARECEN-DC, and the Inter-Faith Immigration Coalition trajeron a Washington D.C. a Miroslava Cerpas, defensora de derechos humanos en Honduras, para brindar un testimonio de primera mano sobre lo que impulsa el éxodo de las familias hondureñas. Miroslava, que trabaja para el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIRPODEH) de Honduras, acompañó a la caravana durante su recorrido por Guatemala. Escuche aquí parte de su relato:

En una jornada de tres días, Cerpas sostuvo reuniones con miembros del Congreso, líderes comunitarios, miembros de organizaciones de la sociedad civil, y otras partes interesadas. La defensora compartió historias que ella recabó durante su viaje con la caravana: relatos de víctimas de la actual represión gubernamental en Honduras, familias desplazadas por la amenaza de pandillas y grupos criminales asociados a cárteles de la droga, y familias motivadas por el hambre y la desigualdad imperante en el país.

Miroslava Cerpas entering Senate Foreign Relations

Alianza Américas ha recurrido a los medios de comunicación para denunciar la manipulación y el uso electoral que el presidente Trump ha hecho de la Caravana; además, para generar conciencia crítica sobre el papel de Estados Unidos en esta crisis humanitaria, y hacer eco de las peticiones de protección humanitaria internacional para las familias que huyen de la violencia.

En los próximos días, Alianza Américas movilizará apoyos en el terreno para la Caravana a medida que se abre camino en todo México, y reforzará sus solicitudes para que Estados Unidos respete los derechos reconocidos internacionalmente para buscar asilo en el país.

Sus contribuciones financieras apoyaran este trabajo a corto plazo, así como los esfuerzos continuos de Alianza Américas para fomentar la investigación, coordinar delegaciones transnacionales e incidir en el establecimiento de políticas que protejan a las familias inmigrantes de todas las Américas, tanto en sus países de origen como a lo largo del corredor migratorio.