¿Cuáles son los cambios tras la decisión fiscal Barr sobre la detención de solicitantes de asilo?

Información para organizaciones que prestan asistencia y orientación jurídica a las personas que se dirigen a Estados Unidos para solicitar asilo.

Foto cortesía de Andrea González, del Colectivo Ustedes Somos Nosotros, México.

18 de abril de 2019 Las personas que ingresen a Estados Unidos por puntos de ingreso no autorizado y sean aprehendidas en las 100 millas contiguas a la frontera quedan sujetas a procedimientos abreviados de remoción. Sin embargo, si las personas expresan el temor de regresar a su país de origen y se someten y pasan la entrevista de temor fundado o creíble, podrán iniciar el proceso de asilo en los Estados Unidos, dentro del procedimiento completo de remoción.

El 16 de abril el fiscal general de los Estados Unidos William Barr revisó una decisión de la Junta de Apelaciones de Asilo en el caso “Matter of M-S”, y determinó que la interpretación de la Ley de Inmigración y Nacionalidad debía ser que las personas que ingresan de manera irregular y pasan al procedimiento de remoción completo no podrán solicitar la libertad bajo fianza, sino que quedarán detenidas durante todo el proceso de asilo. Excepcionalmente, podrán solicitar la libertad por razones humanitarias, que se otorga discrecionalmente. El Fiscal Barr determinó retrasar la ejecución de esta decisión, que tendrá aplicación para todos los casos de solicitantes de asilo, por un plazo de 90 días, tiempo en el cual el Departamento de Seguridad Interior se preparará para el incremento sustancial del número de personas que quedarán privadas de libertad mientras se deciden sus solicitudes de asilo.

La decisión del Fiscal Barr conlleva la revisión y cambio de la interpretación establecida en el caso Matter of X-K de 2005. Esta decisión no tiene consecuencias para los casos de menores no acompañados y de familias que viajan con niñas y niños menores de 18 años, quienes están amparados por el Acuerdo Flores, que establece que el gobierno tiene el deber de identificar a sus familiares en Estados Unidos y entregarlos bajo su cuidado en un plazo de 20 días.

Consecuencias prácticas:

  • Las personas adultas que ingresen por puntos no autorizados y soliciten asilo luego del 15 de julio de 2019 estarán privadas de libertad durante todo el procedimiento de asilo, excepto que viajen con miembros de sus familias que sean menores de 18 años.
  • Excepcionalmente estás personas podrán solicitar ser puestas en libertad por razones humanitarias.
  • Organizaciones de defensa de derechos en Estados Unidos han anunciado que exploran recursos legales contra esta decisión.

Adjuntamos la decisión del Fiscal Barr subrayando en amarillo las partes pertinentes de la misma (disponible en inglés).