COMUNICADO DE PRENSA

Para difusión inmediata

Caravana deja en evidencia la urgente necesidad de mecanismos protección para los centroamericanos que buscan seguridad

FOR IMMEDIATE RELEASE
Sara McElmurry: smcelmurry@alianzaamericas.org
Yancy Nuñez: ynunez@alianzaamericas.org

CHICAGO, 18 de octubre de 2018 – Una caravana de solicitantes de asilo de Honduras se dirige hacia el norte, buscando refugio para escapar de la pobreza y de la violencia que sufre toda Centroamérica. La caravana, que aún no ha llegado a los Estados Unidos, ha provocado reacciones alarmistas del presidente Donald Trump, quien ha amenazado con retirar la ayuda económica a Honduras, El Salvador y Guatemala, si la caravana no se detiene. Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, ha emitido la siguiente declaración ante este desarrollo:

“Todos podemos estar de acuerdo en que las personas, especialmente los niños, deben vivir sin temor por su seguridad. La promesa de los Estados Unidos de brindar refugio a personas en condición de vulnerabilidad ha sido un principio compartido a lo largo de muchas generaciones. La Casa Blanca debería pedir a los gobiernos de la región que protejan a los migrantes en su camino hacia la seguridad, en lugar de amenazar con castigos y sanciones.

Al negar a los miembros de la caravana, solicitantes de asilo en todos los sentidos, el derecho humano a la seguridad, la Administración de Trump ignora décadas de precedentes legales entre las organizaciones internacionales de derechos humanos y organizaciones gubernamentales. También niega la complicidad de los Estados Unidos para crear las situaciones de las cuales los centroamericanos huyen. Décadas de equivocaciones en la política exterior, junto con los recientes cambios draconianos en la política de asilo, dejan a las familias centroamericanas con una opción imposible: quedarse en los países con las tasas de homicidios más altas del mundo o migrar para buscar seguridad y enfrentarse a los caprichos de una Casa Blanca errática y xenófoba.

En lugar de castigar a las personas que integran la caravana y amenazar con suspender la ayuda externa, la Administración Trump haría bien en construir canales que ofrezcan opciones de migración ordenada para los solicitantes de asilo de Centroamérica. Un ejemplo pequeño de este tipo de medidas fue el Programa de Menores de América Central, conocido como CAM. Al menos en teoría, ya que nunca se implementó plenamente, este programa habría permitido a los niños que enfrentan persecución y violencia en Centroamérica solicitar asilo en el país, sin tener que hacer el peligroso viaje hacia el norte hasta la frontera de los Estados Unidos. Después de que más de dos mil niños habían sido examinados y aprobados para su admisión en los Estados Unidos, la Administración de Trump terminó abruptamente el programa CAM a fines del año pasado.

Alianza Américas, que representa a 100,000 familias migrantes en todo Estados Unidos, solicita la protección de los migrantes en todos los países a lo largo de las Américas, el respeto por los derechos de las personas a buscar seguridad y asilo, y el restablecimiento de CAM u otros programas similares que ofrezcan soluciones realistas y ágiles para el procesamiento de solicitudes asilo en los países de origen”.

Alianza Américas​ es una red de 50 organizaciones lideradas por inmigrantes que representan a más de 100,000 familias en todo Estados Unidos. Es la única organización basada en los Estados Unidos arraigada en las comunidades de inmigrantes latinos y caribeños que trabaja a nivel transnacional para crear un estilo de vida inclusivo, equitativo y sostenible. Obtenga más información en alianzaamericas.org.

XXX