Alianza Americas rechaza la represión a la libertad de expresión en Nicaragua

Chicago IL – 26 de abril de 2018–Desconociendo la función constitucional del órgano legislativo, el Presidente Nicaragüense, Daniel Ortega aumentó los porcentajes de contribución para la seguridad que recauda el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) generando el descontento de la población. Especialmente los jubilados y los estudiantes universitarios salieron a expresar su rechazo al aumento en los aportes de trabajadores, empleadores y jubilados para la seguridad social.

Las protestas ciudadanas fueron confrontadas tanto por funcionarios públicos como por simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que acudieron a la violencia para silenciar el descontento popular. Además, las fuerzas policiales reprimieron de manera violenta y desproporcionada a la población que se manifestaba y los periodistas que cubrían los hechos.  El saldo de tres días de represión de la policía fue de al menos 30 ciudadanos nicaragüenses muertos por ejercer la libertad de expresión, junto con cientos de heridos, y personas detenidas, las que han están siendo puestas en libertad el miércoles 25.

El domingo 22, el gobierno de Ortega derogó las reformas. El sector privado convocó una marcha pacífica el lunes 23 en rechazo a la violencia, a la cual respondió la ciudadanía masivamente, y se ha convocado a una mesa de diálogo.

Oscar Chacón, Director Ejecutivo de Alianza Americas, indicó

Nos preocupa el deterioro de la situación política en Nicaragua, una manifestación de las condiciones de inestabilidad e inseguridad que afronta el país. Esta debe ser una voz de alerta y un motivo de consideración para las autoridades migratorias en Estados Unidos, en México y en Costa Rica cuando ordenan la deportación de un ciudadano o ciudadana nicaragüense. Tal como lo dijimos al momento de la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés), las condiciones no se encuentran dadas para el retorno de los nicaragüenses a su país.  

Nos preocupa la actitud de la policía y la utilización desproporcionada e injustificada de la fuerza para reprimir la protesta social. Igualmente, nos preocupa que los simpatizantes del gobierno acudan a la violencia para silenciar a los opositores, y que el Estado nicaragüense lo permita. Nicaragua no puede permitir que el debate de ideas se convierte en una confrontación física o peor aún armada.

Alianza Americas hace un llamado a que se garanticen los derechos humanos a la libertad de opinión y expresión en Nicaragua; que se declare una moratoria de las deportaciones a Nicaragua; y que se investiguen y sancionen a los responsables de los homicidios y lesiones contra manifestantes y periodistas.

Alianza Americas se encuentra particularmente preocupada por el debilitamiento de la democracia en la región centroamericana y por los riesgos que afrontan los ciudadanos que ejercen sus derechos políticos. Continuaremos monitoreando la situación en Nicaragua y abogando porque estos hechos no queden en la impunidad.”

Alianza Américas es una red de 50 organizaciones dirigidas por inmigrantes que representan a más de 100,000 familias a lo largo de los Estados Unidos. Es la única organización con sede en Estados Unidos con raíces en las comunidades inmigrantes latinoamericanas y caribeñas que trabaja de manera transnacional para crear condiciones de vida inclusivas, equitativas y sostenibles. Puede encontrar más información en alianzaamericas.org.