Cuando Trump se moviliza para militarizar nuestras fronteras, todos pagamos un precio

CHICAGO-3 de abril de 2018-Tras varios días de tweets del presidente Trump arremetiendo en contra de una caravana de migrantes que cruzan desde América Central; hoy la Casa Blanca anunció planes para enviar a militares a vigilar la frontera entre Estados Unidos y México. Oscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, emitió la siguiente declaración en respuesta al anuncio:

“Durante los últimos tres días, el presidente Trump ha publicado una serie de comentarios sin sentido y sin fundamento sobre una caravana de migrantes de América Central en Twitter. Pero hoy su retórica se volvió decididamente más imprudente cuando anunció planes para enviar a militares a la frontera sur.”

Militarizar la frontera sur es una bofetada a las leyes estadounidenses de larga historia en el que reconocen y protegen los derechos de las personas a presentarse en nuestras fronteras para buscar protección. Las personas que huyen de la violencia evidente y creciente en América Central tienen sólidos casos legales de asilo y se les debe alentar a que se presenten ante las autoridades de inmigración, sin ser rechazados por soldados que, por estatuto, están excluidos de la aplicación de la ley nacional.

La militarización fronteriza también será una fuente de shock para los contribuyentes estadounidenses, que deberán financiar la operación. La propuesta de presupuesto de Trump para 2019 ya incluye $ 700 mil millones para el ejército y $ 1.6 mil millones para un muro fronterizo, financiado a través de recortes en educación, vivienda, desarrollo de pequeñas empresas y programas de protección ambiental. Agregar más botas y armas en la frontera sin duda tendrá un gran costo para los programas que benefician a las comunidades y familias locales

Además, todas las señales apuntan a que la militarización fronteriza es completamente innecesaria. El número de personas detenidas en la frontera sur está en un mínimo histórico desde la década de 1970. Y México ya está haciendo gran parte del trabajo sucio de Trump para mantener a los posibles asilados lejos de la frontera, deportando en los últimos años a más centroamericanos que los Estados Unidos. Las autoridades mexicanas, de hecho, ya han detenido la caravana que provocó la tormenta de Twitter de Trump.

Cuando Trump se moviliza para militarizar nuestras fronteras, todos pagamos un alto precio. La salud económica, cívica y mental de las comunidades en todo el país está siendo rehén de la fijación absurda de la Casa Blanca en una frontera que, según todos los análisis, ya está asegurada. Todos los contribuyentes, incluidos los inmigrantes, aportan $ 106 mil millones, en impuestos fiscales federales, estatales y locales cada año, merecen una mejor administración de sus impuestos “.

Alianza Americas es una red de 50 organizaciones dirigidas por inmigrantes que representan a más de 100,000 familias en todo Estados Unidos. Es la única organización con sede en los Estados Unidos enraizada en las comunidades de inmigrantes latinos y caribeños que trabaja transnacionalmente para crear una forma de vida inclusiva, equitativa y sostenible. Obtenga más información en alianzaamericas.org.